Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".


 

_

_

_

_________ XI

_

Un animal grande y poderoso
se detiene ante un alambre
ínfimo.

Aprendió eso. No intentará
derribarlo, saltarlo, allanarlo,
traspasarlo, obviarlo.

Ni él ni ninguno de sus
congéneres tendrá la ocurrencia
de penetrar —aún devastados
por el hambre y la sed—
en ese confín rectilíneo.

Tal vez se haya grabado
en su blanda y gregaria memoria
su particular finisterre
su apocalipsis mancomunado.

Aprendieron eso.

Un hombre anodino y receloso
se detiene ante una puerta
o ante una frontera.

_

nato-wire-236846_960_720

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el julio 13, 2016 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 378 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: