Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".


 

_

_

_

____________ XXX

_

Señalas hacia donde la tarde se vuelca,
hacia donde aprende el tiempo a morirse de viejo
entre nuestros dedos, con una sonrisa
y las manos cruzadas sobre el pecho.

_
Pronuncias el principio de la noche
y se manchan de calma la ausencia y la niebla.
Se tizna de luna una esquina del mundo
y van, quejumbrosas, pariéndose las estrellas.

_
Soplas el candil de mi pecho
y la llama llama al silencio y enciende
la luz del sueño, a medida que mengua
la del latido y la del músculo.

_
Cuando despierte tendré yo, agrimensor
de es magia, que venir a contar las lindes
y los bancales de toda esa tierra,
que dar cuenta de toda esa tierra que alumbró
la duermevela y la vigilia,

_
mientras, miraba como dormías
y pronunciabas en voz baja
todas estas palabras.

_

landes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el agosto 11, 2016 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 404 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: