Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".


 

_

_

_

LAS CÁMARAS no pierden detalle. Las antenas
triangulan tu posición. Los grandes discos duros,
bajo los cimientos de los edificios, almacenan
tu voz, tu deambular, tus gestos, tus textos,
tu lista de la compra. Alguien, si es preciso
puede analizar tu preferencia, tu hábito,
tu lágrima, y el resultado de tu último análisis.

_
Tu basura, incluso.

_
Por eso, a veces, hay que guardar silencio y sudar.
Concentrarse en la intimidad del reverso del párpado.
Latir y callar. Pensar y salivar.
Y en caso de ser absolutamente imprescindible
cualquier forma de comunicación, basar ésta en el tacto
y en los gritos ininteligibles. O en ataques violentos
contra el mobiliario urbano. O en manchas
que no puedan ser remotamente asimiladas
a corriente artística alguna.

_
Entretanto, saludar a todas las mirillas
de las puertas, y a los diafragmas de todos
los micrófonos.

_
Un, dos, tres,
________________________ probando.

_

old_miccb

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el septiembre 30, 2016 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 379 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: