Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás. 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".


_

_

_

ECHARTE de menos es una materia
tangible.
Se puede tocar. Varía su densidad,
su dureza y su brillo, en función
de nimiedades como una sonrisa,
la humedad relativa, o la dieta.

_
Hay días, entonces, de mármol
y de barro hasta los tobillos.
De zarzas amordazando, de escarcha.

_
Es así: no puedes hacer otra cosa
que caminar bajo el temporal
con las manos en los bolsillos,
clavando las uñas en la palma
de la mano.

_
Luego, sin previo aviso, las propiedades
de ese material mudan, y echarte de menos
se vuelve guitarra, o vino, o ventana,
o tarde de otoño en un motel de carretera.
O reduce su visibilidad hasta el tamaño
de la palma de tu mano.

_
Hay que aprender eso. Por difícil que sea.
Y es casi miércoles.

_

20131128_motelstrip4

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el octubre 25, 2016 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 364 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: