Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".


_

_

_

FUE EL principio de carencia
lo que rompió el cuello a la guitarra.
El síndrome de abstinencia, esa ciencia
que resquebraja la escarcha y la madera.
Fue la sombra movediza
de la impaciencia,
con  sus trastes ardiendo,
la que le tronchó las vértebras
en presencia de miedo y oxígeno.
Género, número y desinencia,
aguantaba la tensión del mástil
dando apariencia de sobriedad,
gritando acordes con vehemencia.

_
En tu ausencia.

_

gutairwithbrokenstrings

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el noviembre 8, 2016 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a 503 seguidores más

A %d blogueros les gusta esto: