Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

paladar


Que se me pegue la lengua a la mandíbula
si no te llevo
a lo alto de la alegría‘.

Erri De Luca, “Variaciones sobre el salmo 137”.

_

_

Hurgo en mis bolsillos
y mis dedos son animales
ciegos y subterráneos, que husmean
la oscuridad, la miseria y los agujeros.
Puedo casi contar las monedas
y una púa de guitarra.

_
Ando por casa a oscuras
porqué me sé mi casa, y las manos
parecen acudir prestas
a los pomos de las puertas
y a los interruptores. Mis pies
saludan a las esquinas
y a las patas de la cama.

_
Te veo aparecer y mis ojos
registran la diferencia cromática
entre tu progreso en la acera
y el resto del mundo.
Se dilatan las pupilas,
de manera inversa a la distancia.

_
Aguarda, impaciente, su turno,
la lengua, para aplicarse
en sus conocimientos en la geografía,
los torbellinos y las salinidades,
de las que tan poco habla.

_

tongue

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el diciembre 20, 2016 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 422 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: