Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás. 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

tos

 


_

_

_

El ruído de la lluvia y del viento
me sacó de la cama a las tres
de la madrugada.

_
Hace un par de noches, creo.

_
Aparté las cortinas
—no hay persianas en ese ventanal—
para ver la tormenta
y el jeroglífico de gotas
estallando contra el mundo.

_
Sí. Al final salí, a las tres
de la madrugada, a la terraza.
Me senté en una silla de hierro
bajo el chaparrón.

_
Me gustaría decir que pensaba
en algo trascendente, que sentía
la energía del agua, que temía
que un rayo me partiera, que tú
te alejaras.

_
Pero no. Tan sólo estuve un buen rato
allí, sentado, en la lluvia.
Sin hacer ninguna otra cosa
que dejarme llover.

_
Luego tomé una ducha caliente
y regresé a la cama. Eso fue todo.

_
Tengo algo de tos desde entonces.

_

rain-curtain-rental-metallic-silver

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el diciembre 21, 2016 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 363 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: