Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

además


_

_

_

Acaso brote ese gesto de un lugar alejado.
Acaso se congregue ese enjambre de células
que contraen el músculo, lejos del centro
del cuerpo, lejos de la casa del fantasma,
o de la caldera.
Como en la ciudad, donde la periferia se vuelca,
quizás ignorando la geografía y la física,
hirviendo por los sumideros y las esquinas,
estirándola por las esquinas y los siglos.
Acaso no sean, entonces, todos los actos
sino actos reflejos reinterpretados por quien mora
dentro del cuerpo. Quizá mande más el brazo,
la mano. Quizá pese más la lengua, el sexo,
la punta de los dedos. Acaso no sea más
que eso lo que anima la carne: vivir por el gesto
desde la periferia; acorralar al pensamiento,
sitiar al corazón. Hasta que se rindan.

_

5091415e-bc60-452b-b7ba-ae1e3c476f16

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el febrero 2, 2017 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 404 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: