Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

cuerdas vocales

_

_

_

Digo déjalo en mis manos

_
y hablo de todo ese humo
que la palabra disipa,
de la crecida de la marea
y de la germinación
de tu piel erizada.
Hablo de retorcer el verbo
hasta amoldarlo a tu cintura,
y de liberar los caballos
empalados en el tiovivo.
Hablo de eso, de descontar horas
y construir techos para mojarse
con cualquier lluvia.

_
Digo que lo dejo en las tuyas

_
y digo de la intendencia del aire,
de la mecánica del aliento,
del empecinamiento
de los anillos de los árboles.
Digo del freno leve
a mis abismos y mis renglones.
Digo de la tormenta suave
de tu pelo sobre mi hombro,
de tu hambre, de mi sed,
de la raíz de la incertidumbre.
Digo pronto, digo eso,
digo mientras, digo ahora.

_
Digo que lo fiemos a nuestras manos

_
para domar los laberintos
erizados de agujas de relojes,
para imantar la piel,
para que se cuenten ellas
lo que nuestras cuerdas vocales
no llegan a imaginar.

_

FIGURA_4

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el mayo 9, 2017 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 404 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: