Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

oscilobatiente

_

_

_

Entonces el brillo de la tarde
ha ocupado más espacio
del que la tarde dispone.
Entiendo entonces que la sombra
se torna del mismo material
en el que se proyecta.
Lo mismo ha de ocurrir con la voz,
con casi cualquier sonido.

_
Y con las caricias.

_
Se abre hacia un lado
o hacia el otro, alternativamente.
Entonces un gemido se derrama
por la comisura del recuerdo
dejando un reguero de luz y ceniza.
Sobrevienen, entonces, espasmos crudos
con un epicentro incierto,
que tiemblan, temerosos, en la carne

_
y en la ventana.

_

6af4a36523bab3e24fb182674cb178b4

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el mayo 19, 2017 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 404 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: