Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás. 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

sal

_

_

_

Absorbo en mi cuerpo acolchado
hasta el más mínimo ruido:
la jaula de mis costillas
es una cámara anecoíca.

_
Me alcanza, en cambio, el más
minúsculo roce, el más leve latido,
el más ligero fluido circulando
por cualquiera de mis cañerías.

_
Solamente devuelvo, íntegros,
puros, acharolados, los sonidos
relativos al recuerdo.

_
Impolutos del tiempo de encierro
abrillantándose en la salmuera
de todos los humores
encerrados en mi cuerpo.

_
Por eso la lágrima, el sudor,
la bilis, la sangre y la saliva

_
___________ son salados.

_
Por eso la armonía afilada
rivaliza con el canto monocorde
de la ausencia.

_

170052

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el mayo 21, 2017 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 364 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: