Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

_

_

_

ahora el dolor se mece
como los tallos de hierba
elásticos y flexibles,
condenados a crecer
hacia cualquier sol probable,
agudizando su ángulo,
negando la fractura,
dislocando el crujido
obligatorio de la leña

_
unas veces duelen,
nocturnos, los olvidos,
amaneceres vencidos, otras

_
ráfagas de espinas que
antes fueron semillas,
clavándose profundas,
hueco de las alas
azuladas de intemperie

_
calando hasta los besos,
urden su plan de cristales,
aguardan su turno:
lapislázuli oscuro
queriendo iluminarse
uniforme, en la calma
intermitente y sanadora,
en la tregua efímera,
rozando la comisura
amarga de la aurora

_

bce3f195f4d738f91af574f3eb7c2f3d--black-photography-black-and-white

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el septiembre 18, 2017 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a 507 seguidores más

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: