Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

el alma explosiva de la gasolina

_

_

_

Se quedan, a veces, los coches, sin batería.
Sin la chispa que anima su músculo.
Todo sigue igual —el motor, la máquina,
el alma explosiva de la gasolina—
pero sin esa mínima combustión eléctrica
no es más que hierro inerte y dormido
envuelto en un ataúd de pintura brillante.

_
A mi palabra también le pasa.

_
Cuando eso ocurre, dejo el coche
a su suerte, y me refugio en la tormenta,
bajo la chapa de los tejados de los andenes.
Por si atraigo algún rayo, por si
encuentro la chispa en los ojos
de alguien que también se haya quedado
sin batería. Luego incendio el papel.

_

hqdefault

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el enero 15, 2018 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 420 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: