Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

andando

_

_

_

Llegó andando a los límites del infinito
contando todos los granos de arena
y hasta el último cristal de la nieve.

_
Se sentó cerca del borde y estuvo
un buen rato lanzando algunas piedras
a esa laguna oscura y antigua.

_
En su memoria, las ondas concéntricas
nunca alcanzaban la orilla. Nunca
hacían otra cosa que no fuera superponerse.

_
No había ruido: pero él lo oía todo.
No hubo luz: él veía todos los detalles.
Ni siquiera existía el metrónomo del tiempo.

_
Regresó andando a su centro del mundo.
Se metió en la cama con los ojos abiertos
y durmió escribiendo la historia del hombre.

_

article-0-1558FC19000005DC-877_964x959.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el septiembre 4, 2018 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 440 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: