Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

la piel de los tambores

_

_

_

Aunque hayamos encontrado
en la piel de los tambores
nuestra misma telaraña de venas,
ellos no son espejo de nuestra sangre
aunque batan al ritmo de cada latido.
Sin embargo, vistos al trasluz,
esos jirones presentan cierta similitud
con la red de diminutos capilares
que colonizan siempre a la niebla.

_
Es tarde, las ventanas están abiertas
y se pega, húmeda, al paladar
la cáscara de la semilla del otoño.
Se escuchan a lo lejos los timbales
reverberando en el aire estancado.
Y, en ese metrónomo, mi carne
se bebe lo que queda del día.

_

drum

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el septiembre 22, 2018 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 448 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: