Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

partita

_

_

_

Ayer por la tarde,
en el edificio de enfrente,
una mujer se ahorcó.
La encontró su madre,
llegaron los médicos,
parece que consiguieron
reanimarla. O algo así.
Tuvieron que sacarla
por la ventana, los bomberos
usaron sus máquinas
y sus escaleras.
Sentí asco de mi mismo,
entre los vecinos que miraban
la maniobra:
por un momento pensé
que las ambulancias
y los camiones me impedirían
sacar mi furgoneta
para llegar a tiempo
a mi charla sobre V. Woolf.
Luego me figuré esa habitación
propia, con una soga
colgando de un madero.
Al regresar, la calle
estaba desierta. Y yo
también. O algo así.

_

room

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el marzo 12, 2019 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a 507 seguidores más

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: