Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

y el balanceo

_

_

_

Debe ser
que un tronco hueco
arde demasiado pronto
y no produce apenas brasas.
Debe ser el ruido
que acaba por asfixiar
cada una de las palabras
que no pronuncio.
Debe ser lo lejos
que ahora se me antojan
el sudor y la marea
y la carne tiritando.
Eso debe ser:
mi lastre y mi impedimenta,
mis huellas en el barro,
mi línea de flotación.
Debe ser el latido
acompasado a un metrónomo
que va perdiendo la cuerda
y el balanceo.
Debe ser el tiempo
que las guitarras llevan
durmiendo en sus estuches
o colgadas de sus ganchos.
Debe ser el tuétano
del hueso del desconsuelo.
Debe ser la ceniza
del incendio de mis manos.
_

10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el octubre 21, 2019 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a 504 seguidores más

A %d blogueros les gusta esto: