Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

veinte minutos

_

_

_

Teníamos un sofá de eskay
rojo. Papel pintado de flores
y un televisor en blanco y negro
que tardaba veinte minutos
en encenderse.
Teníamos pan con chocolate
mientras volaban almirantes,
mientras los generalísimos
no acababan de morirse.
Teníamos mucho miedo
y pocos libros. Mucha prisa
y poca suerte. Lo suficiente
en la despensa
como para ir tirando.
Y un médico que fumaba
Winston americano.
Yo era el niño gordo
que no tenía hermanos
y sacaba buenas notas
escribiendo con la zurda.
Teníamos un paraíso gris
de hormigón, plomo y asfalto.
Teníamos la ceniza
grabada a fuego en el tuétano
y nos cogía el amanecer
sin canciones ni campanas.
_

2-columpios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el octubre 28, 2019 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 482 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: