Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

escena VIII

_

_

_

Nos acercábamos al acantilado
sólo por ver las olas rompiendo abajo.
Cada una de ellas era distinta:
igual era eso lo que nos gustaba.
_
Mientras, el planeta seguía girando,
y había mareas, eclipses y risas.
Proyectábamos sombras que se alargaban
mientras el sol se hundía en el horizonte.
_
Pero las olas seguían sentenciadas
a ser siempre las mismas, y diferentes.
Luego nos alejábamos de las rocas
compartiendo con el agua esa condena.
_

escena8

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el marzo 9, 2020 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 492 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: