Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

escena XXXI

_
_
_
Lo que yo hago no empuja al mundo.
No sirve para doblar tarde en noche,
ni cambia en tu ventana las estaciones.
_
Me he dado cuenta esta mañana,
al levantarme, de todo eso.
_
De que no sé tornar en pan el trigo,
de que no puedo sanar herida alguna,
ni alzar una casa, ni siquiera
hacer llover una mañana de domingo.
_
Lo que yo sé no es suficiente
para suspender en el tiempo un eclipse
—pensaba hoy frente al espejo—. No
_
me alcanza para detener el fuego, no
me sirve para extinguir el desconsuelo.
No me llega para hacer brotar soles
del suelo donde nunca sembré nada.
_
Lo que yo hago no quita el hambre.
Ni mata, ni sacia, ni calienta.
_

esce31

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el junio 25, 2020 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a 496 seguidores más

A %d blogueros les gusta esto: