Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

2.557



Le pido al otoño la prisa del árbol,
su abrigarse entre anillos, su perpetuo
y doble espejo. Le pido al frío venidero
que el formón del tiempo me excave
las arrugas y los huesos en tu paso y tu poso.
Eso, y no más, le pido.


Le pido el agua casi constante,
el intervalo entre la herida y la presencia.
Vengo a pedirle un faro y un ancla
ingrávida, un pulmón a medio fuelle,
una piedra en las costillas:
la de la locura, la del deseo que no llega.
Todo eso, acaso, le pido.

Requiero del otoño que se intuye
ese grano de centeno que atesore,
que acopie el porvenir de la cosecha,
urdida del fuego que alimenta el rastrojo,
ese hambre de ceniza del arte de la tierra.
Su caída por el barranco,
ó el día dos mil quinientos cincuenta y ocho.
Nada más, le pido.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el noviembre 1, 2021 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a 502 seguidores más

A %d blogueros les gusta esto: