Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

extinto




Ha sido en el reflejo
del cristal de un tren,
o en una ventana en casa, o en un charco
en calma y en retirada.

He visto mi propio recuerdo
patrullando como un animal
—solitario, fatigado, casi extinto—
por los pliegues de tus labios.

Un depredador de paso lento,
de cabeza agachada. Una silueta
que ya casi no proyecta sombra
mientras se pierde en bosques desiertos.

Luego algo se ha movido
tras el vidrio, el espejo, el parabrisas.
Sólo para confirmarme
lo cortos que se han vuelto los días.
Lo altos que son los techos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el noviembre 8, 2021 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a 502 seguidores más

A %d blogueros les gusta esto: