Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

candelera

Ha caído la tarde como una fruta oscura,
se han preñado los pasos de sombras largas.
Tú, que naces cuando la noche, que te yergues
cuando la luz se dobla, ven ahora
a escuchar un canto llagado de lamento,
con la promesa borrosa de un invierno
demasiado liviano.


Ha venido el alba como una yema encinta
dibujando contornos a la vez que inventa.
Tú, que mueres cuando la luz, que te quiebras
cuando el cristal se enciende, vete ahora
a silbar tu aliento manchado de reproche,
con el contrato nublado de una primavera
lejana en exceso.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el febrero 3, 2022 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a 501 seguidores más

A %d blogueros les gusta esto: