Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

eje




Me he puesto de pie
delante de una puerta cerrada.
Solo me iluminan
las rendijas incendiadas.
Por ahí respira. Por ahí
respiramos.

No hay mirilla,
pero alcanzo a ver a través:
los campos, los valles, las avenidas.
Estoy tan cerca
que casi huelo la madera,
la pintura, el barniz, la cerrazón.

Nada se escucha
tras la blanca superficie
y sin embargo late el mundo
escaleras abajo, gira el planeta
calle adelante, estás
en algún lugar más allá
de las carreteras.

Pero ahora silente,
ciego y sin relieve, en ella
escribo la palabra llave
bisagra cerradura pestillo eje
lejos. Para que opere
la mecánica del tiempo
y de la distancia.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el febrero 4, 2022 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a 495 seguidores más
A %d blogueros les gusta esto: