Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

asonancia accidental para documentar un conflicto




Una campana, un aullido, una sirena,
una pena, un bronce vibrando, un zumbido,
pasos bajando apresurados una escalera,
una astilla del fémur al tronzarse,
un chirrido de neumáticos, la algarabía
de la multitud previa al silencio del trueno,
una pausa publicitaria, el combate
cuerpo a muerto, el cuchillo entre los clientes,
así va, ya sabéis: los libros como lápidas,
los lápices como estacas, las estatuas como espejos,
las espuelas en los huesos, los yesos agrietados,
los agrios sabores del olvido en las esquinas,
las esquirlas de cristales aterrizándonos,
los cristos aterrorizando los rosetones,
las púas de las rosas hiriendo las empuñaduras,
las gotas de sangre desempañando las morales,
los murales donde se escribe el hombre,
la consecuencia de un hombro que recibe
una carga, una urgencia, un proyectil proyectado.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el marzo 2, 2022 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a 495 seguidores más
A %d blogueros les gusta esto: