Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

formulación accesoria del hecho de equivocarse de camino




No se me olvida la suerte
de despertarme cada mañana
recordando un retazo de sueño,
iluminándome con algún brillo
venidero.

Miro las señales, escucho con la mano buena
los rumores agradecidos del viento en los árboles.

No se me ocurre una muerte
más apacible que dormir tranquilo
en un abrazo o en un acorde,
recordando haber sido un chiquillo
perecedero.

Busco en los portales, toco con mis ojos viejos
el borde de las sombras afiladas de la tarde.

El trecho más hermoso de cualquier camino
es el que uno desanda cuando se equivoca,
hasta el último cruce.

Hasta el penúltimo.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el junio 15, 2022 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a 499 seguidores más

A %d blogueros les gusta esto: