Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

gramática primera del exceso




No tenía pensado recordar todos los detalles
pero ese maldito destello lo pide a gritos:
hay versos que nacen preñados de grieta,
como el bronce quebrado de una campana
que se rompe porqué vibra, que se hiende
y se raja y se casca y se cuartea mientras canta.

Versos que brotan hueros de tan precisos,
de tan contagiados de la cláusula de lo exacto,
de tan poco universales como un contrato definido.
Por eso esos brillos —el sol incendiando la orilla,
la luna en tu espalda, tus ojos entornados mientras
exhalas gemidos, el fuego que le da la vida a un guiso…—
impiden que olvide ni un solo maldito detalle.

Y en eso ando.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el junio 21, 2022 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a 499 seguidores más

A %d blogueros les gusta esto: