Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

el profeta de los nimios




Envidio a los que se rompen
al primer golpe.
A los que se deshacen, se hunden
y suscitan a su alrededor
una telaraña de solidaridades.
La fragilidad es su fuerte.

Hoy se ha roto un vaso, en casa.
Diría que sin motivo aparente:
un crujido, encima de la mesa
—como reafirmando mi estupidez—,
y una grieta de arriba a abajo
lo ha vuelto inútil para su cometido
y peligroso para los labios.

Envidio también a los que aguantan
todos los temporales.
A los que se mantienen firmes,
imperturbables, enteros,
sin torcer ni siquiera el gesto.
Son piedra y ejemplo.

Los peores somos los nimios,
los que tapamos con oro las grietas
—todo está bien, no pasa nada—
fingiendo una fortaleza
ambigua, profética, simulada.
Malditos seamos, poetas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el junio 25, 2022 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a 495 seguidores más
A %d blogueros les gusta esto: