Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

pastéis de nata extemporáneo




Podría engañarme
y pensar que tomar un café
—sólo, casi insípido de tan largo—
en el bar justo al lado de mi estación,
se parece a un desayuno
en una callejuela de Porto,
mientras el Douro parte los barrios
como un azulejo marino y quebrado.

Luego, el camino
de vuelta a mi casa sería igual
a un paseo por las Carmelitas,
una estantería de mi cuarto,
idéntica a la librería Lello.
Tal vez el recuerdo de un beso,
una miga dulce en la garganta
de la memoria. Podría,
pero nunca estuve allí.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el junio 26, 2022 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a 497 seguidores más
A %d blogueros les gusta esto: