Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

uno





Hay algo dentro
que opera los controles.
Hay un fantasma morando
dentro de la máquina.
En una esquina, tal vez,
en un rincón remoto tras el hueso.
Hay algo que ordena
erizar mi piel
cuando entro en el agua, algo
que me acelera la sangre si te toco.
Hay algo que mueve mi mano
a escribir el rastro de ese algo
en los renglones que alumbran
la tiniebla de mi cráneo,
de mi tórax, de mis aurículas
y pulmones. Algo que ata
el rabo de mis neuronas
en un caos. En el caos
en el que reside el fantasma
que ordena los gestos de mi cara,
los músculos de mis labios
cuando se acercan a los tuyos.
Hay un fantasma que de mí sabe todo.
Que es yo siendo yo. Pero que no
distingue el algoritmo —hidráulico,
eléctrico, químico—, de la sal
y la luz que convierten
cualquier cosa en poesía.



2 comentarios el “uno

  1. Romulaizer Pardo
    julio 10, 2022

    me pasé a leer, bueno saber de este automatismo poético que todo fantasma lo versifica, un abrazo

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el julio 9, 2022 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a 495 seguidores más
A %d blogueros les gusta esto: