Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

dos

Zoltar es un puñado de muelles,
de cables, de engranajes,
de bielas y pedazos de cartón piedra,
pintados de mil colores,

que predice el futuro

mucho mejor que cualquiera
de nosotros. Lo animaron
metiéndole un pájaro colorado
en la caja metálica del pecho.

Cierra los párpados, mueve
la boca en una sonrisa sombría,
y te concede un deseo, a veces,
a cambio de un cuarto de dólar.

Quienes lo construyeron saben
—y así se aprecia en sus facciones
alarmantemente humanas—
que dejará de hacerlo cuando
se rompa la rama en la que se posa

y el ave escape por su garganta.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el julio 12, 2022 por en Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a 497 seguidores más
A %d blogueros les gusta esto: