Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

El año más rápido…

 

El año más rápido de mi vida

se fue en un reir y llorar de ojos,

en un lavar y guardar despojos,

en un sembrar y quemar rastrojos.

 

Se fue ese año, veloz, atroz.

En un pagar, se fue, los peajes.

En ayudar a hacer equipajes.

En reservar dos billetes de un viaje.

 

Se fue en esperar, en creer,  en leer, en llamar:

Se fue sin saber, sin la fe, sin la piel, sin las ganas,

sin la hiel, sin tu  adiós, sin mi ti, sin tu mi, sin tu cama,

se fue sin partir, sin marchar, con más yö, y con mis canas.

 

Ese año se fue,

 y después lo siguió

 otro más,

 que empezó

aún más cruel,

más feroz,

sin ayer, sin mañana…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el febrero 27, 2011 por en La maniobra de Heimlich (poesía).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a 504 seguidores más

A %d blogueros les gusta esto: