Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

A un clavo, ardiendo.

Si me aferro a una nube, si me ato a una brisa,

si dibujo tu risa, si sostengo que pude,

si me invento que sudes, si te sueño precisa,

si te esfumas deprisa, si te pido que dudes…

Si me agarro a este clavo, si te domo una duda,

si te pienso desnuda, y si empiezo no acabo,

si haces libre a tu esclavo, si mi voz queda muda,

si mi alma es tozuda, si tus sombras apago…

.

Porqué dobles mi esquina, porqué subas mi espalda,

porqué vuelvas la cara, porqué llames al alba,

porqué un día despiertes y llueva y  sepas sin duda que estoy en camino,

porqué alces los ojos despacio y veas que existe lo que hoy te escribo

.

Ardiendo a un clavo sostengo, me aferro, me agarro, me sueldo, me tengo,

A un clavo ardiendo poniendo el empeño que ponen en todo los niños pequeños.

Macro shot of a nail

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el abril 29, 2013 por en La maniobra de Heimlich (poesía), Uncategorized.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 378 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: