Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

Cobarde

Una palabra, a veces,

nos encaja, como una llave en una cerradura,

como la última pieza de un puzle. Del revés.

.

O te recorta,

como siguiendo la línea de puntos,

con unas tijeras afiladas. Juego de niños.

.

Una palabra,

de mi talla, de mi sombra, de mi tamaño,

que completa, define, dibuja y detalla. Fiel.

.

Yo, Sísifo, empujo

montaña arriba, esa palabra,

limando sus aristas a cada vuelta. Esfera.

.

Y cuando rueda,

ladera  abajo, con estruendo,

atropella y imprime mi imagen. En negativo.

.

En el suelo,

como esas siluetas de tiza

de los muertos de las películas. Fin.

silueta tiza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el mayo 3, 2013 por en La maniobra de Heimlich (poesía).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 378 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: