Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

tripofobia

_____________________

sentado a la mesa
donde siempre empiezo
todo lo que escribo

—lo poco que escribo—

vengo hoy a resguardarme,
a cobijarme con el silencio,
a guarecerme de los ojos,
de las fundas de oro
de los dientes del tiempo.

a encontrarme con las palabras
como quien excava la mina
toneladas de escoria y carbón
—alguna veta brillante—,
aspirando con delirio
el grisú de todos los canarios.

hasta volverme
inmune a los amaneceres,
hasta quedarme
huérfano de ventanas,
hasta engancharme
a horizontes y carreteras.
adicto a las suelas
agujereadas
de los zapatos.

y
seguir
perforando.

4186-15688

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el febrero 11, 2014 por en Como quien de eterno caer padece.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 378 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: