Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

silla (plegable)

______________

yo solo digo
que yo estaba allí

un poco alejado, eso sí,
del epicentro de la estampida,
escorado unos grados
de la equilateralidad
de los triángulos que conformaban
las miradas, tu sombra y las sonrisas

yo lo vi,
aún apartado, apilado
en hileras irregulares,
incluso lo escuché por encima
de los estallidos de la madera
y los graznidos de las bisagras

aunque mereció la pena
permanecer doblado, amontonado
—en precario equilibrio
o en ángulo inverosímil—
a cambio de tenerte un rato
sentada en mis rodillas

vista de perfil
una silla plegable es
una A mayúscula,
mucho mejor que el cuatro
que sus estáticas hermanas
configuran

___________

silla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el abril 16, 2014 por en Como quien de eterno caer padece.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 380 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: