Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

posavasos

____________________________

Si se ejercía una presión suficiente
en una porción de aquella carne
viraba por un momento de su tono de vida,
a una palidez transitoria.
Luego recobraba su aliento y su capilaridad.

__________________

De la misma manera,
si se empujaba con la fuerza necesaria,
se derrumbaban los muros, y se alzaban
barricadas con los escombros y los adoquines,
y senderos con las arenas de las playas.

__________________

Pero todo eso pasaba cuando yo era mayo
y tú primavera tardía estallando en las horas perezosas.
Cuando se empapaban los posavasos
de las tardes sin las prisas, de las risas sin nevera,
de un hambre de caricias tiritando en la sien.

__________________

Si se apretaban fuerte los párpados
durante el tiempo suficiente,
aparecían destellos intermitentes
que anidaban en los postes eléctricos
de las aves migratorias.

__________________

Y mientras tú dormías
yo copiaba en el dorso de los posavasos
los versos que imaginaba escritos en las fachadas.

_____________________

posavasos2

 

4 comentarios el “posavasos

  1. Anatomía de la Intimidad
    abril 11, 2014

    grande

  2. Enrique Clarós
    abril 11, 2014

    Como quien de eterno fluir fluye…

  3. elhombrelephante
    abril 11, 2014

    De eso se trata, Enquique, gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el abril 11, 2014 por en Como quien de eterno caer padece.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 379 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: