Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás. 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

cien


 

_

Cien aves ligeras
abandonan el invierno
sin emitir ningún sonido.

Cien caricias eléctricas
se amontonan en el cargador,
con la pólvora mojada.

Cien horas que espesan
la salinidad violenta
del silencio maldito.

Casi cien esquinas
recién dobladas
en la dirección contraria.

Más de cien suspiros,
más de cien cristales
rotos en cien pedazos,
casi cien partituras
con todas las notas borrosas,
noventa y nueve, más una,
sonrisas impostadas.

Cien gestos
de unas manos que ya
no saben dónde posarse.

_

shadows

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el febrero 16, 2015 por en de ese arte (cuaderno de invierno).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 364 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: