Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás. 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

boletín


 

_

SON LAS DIEZ menos nunca
en la república dependiente
de tus pasos.
Se espera frío en las cumbres
y ausencia de eco en los mensajes.
Algún chubasco disperso
en la tapa de la guitarra
y un eclipse parcial de ti
en las suelas de mis zapatos.
Fuertes rachas de viento
que no conseguirán arrastrar
ni una hoja caduca del recuerdo.
Se anuncia una rueda de prensa
donde portavoces afónicos
declararán la guerra al desaliento,
y notificarán oficialmente
el abandono de los proyectos
estatales del olvido.
Las autoridades del alma,
por su parte, enmendarán
la renuncia voluntaria
a la oscuridad del párpado
y a la tiniebla del silencio.
En otro orden de cosas,
se han autorizado
las huelgas de hambre
de mis labios desiertos
y las sentadas pacíficas
de las manos inanimadas.
Deportes: mi equipo, como siempre,
perderá si tú no compareces.

_

locutor-de-radio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el febrero 25, 2015 por en de ese arte (cuaderno de invierno).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 364 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: