Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

#140


 

_

Despierto
a ciento cuarenta
pulsaciones por minuto.

Creo.

Y creo haber estado soñando
con bailar contigo
en habitaciones desiertas,
en un crepúsculo suspendido
de videoclip.

Digo.

Digo bailar, y no otra cosa,
en esta ocasión.
Digo movernos abrazados
a un ritmo indeterminado.
Y entre nosotros.

Claro.

Pero esa taquicardia
no es del esfuerzo.
En todos los sueños, todos,
somos casi invencibles.

Dicen.

Esa urgencia del músculo
debe ser causada,
únicamente,
por el hecho de despertar
acompasado a ciento cuarenta
pulsaciones de ausencia.

Supongo.

_

200_s

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el marzo 16, 2015 por en de ese arte (cuaderno de invierno).
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 425 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: