Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

pasear

_
_
______________________

_
_

La ciudad sigue intacta, acaso más desierta,
acaso más iluminada por los esforzados rayos
de la primavera.
Adquiere el gris de las aceras vespertinas
un tono cálido que averguenza apenas
al plomo cerúleo del cemento,
a la sólida saliva del asfalto.
Las sombras consiguen alargarse tanto
—antes de que el ocaso las difumine en noche—
que parecen estirarse kilómetros y minutos
delante de mis zapatos.
Mientras, paseo calle abajo,
intentando adivinar la hora en el ángulo
de los árboles que resucitan,
aventurando una presunta cuenta atrás.
Esperando a que suene
—en la puerta, o en mi cabeza—
el timbre
o la campana del próximo asalto.

_

longshadow

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el abril 3, 2015 por en Lecciones de anatomía para suicidas inexpertos.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 420 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: