Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás. 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

disolución, hiel y aceite

________________________

_

_

 
_

Despertar con la piel oliendo a beso,
con el vaho cuarteado de la saliva,
con las manos repletas de los sedimentos
de las huellas condenadas a la impresión
inversa de la forma que recuerdan.
Tener, en un lapso fugaz,
como de sístole huidiza,
la consistencia del aceite que resbala
labio abajo, comisura y barbilla
cuello y clavícula, pecho y costilla,
ombligo y sexo y cáliz que recoge,
entre la memoria del muslo
la palidez concentrada de todas las lunas.
Sostener la tensión del tendón,
del músculo y del tejido,
la aleatoriedad del rictus,
la armonía del gemido
—acaso la misma cadencia del lamento—,
hasta rendirse en la victoria,
hasta cubrirse con los laureles
de la derrota más dulce.

Despertar con la hiel disolviéndose
en los cristales de las ventanas,
casi a las once de la mañana.

_
wakeup-copenhagen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el abril 4, 2015 por en Lecciones de anatomía para suicidas inexpertos.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 364 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: