Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás. 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

su(su)rro

__________________

_

_

_

quiero creer que la palabra
pueda hundirse más profunda
que la herida de la carne

quiero pensar que el verbo
alce edificios y agriete murallas

que la voz se inocule en tus oídos
y se extienda en las cavidades,
se dilate en la víscera
y crezca,
desde el laberinto del pecho
para emerger, precisa,
coincidiendo con la luz
del advenimiento de la caricia

voy a escribir con mis dedos
en el murmullo de la brisa
el empeño del susurro,
para que el rumor que te alcance,
sea el sintagma que yo invente

y te acontezca el temblor,
se tense la sutura,
se erice la piel

si alcanzo

_

oreja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el abril 20, 2015 por en Lecciones de anatomía para suicidas inexpertos.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 364 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: