Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

seis maneras de no

____________________________
_
_
_

I

Estaba a punto de saltar
desde la cornisa del edificio
cuando descubrió en su bolsillo
el resguardo de una apuesta.

II

Calculaba el ángulo preciso
de la cuchilla en su muñeca,
pero se acabó el agua caliente
y tuvo que salir de la bañera.

III

El último trago de agua
le provocó un hipo violento
y acabó por vomitar
todas las pastillas.

IV

Abrió la espita del gas
y se sentó tranquilamente
a esperar el amanecer
con las ventanas abiertas.

V

La viga era firme
y la soga lo parecía.
Maldijo no haber hecho aquel curso
de nudos marineros.

VI

Desde los raíles
sostenía la mirada
al faro del tren
cuando recibí tu mensaje.

_

suicide

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el abril 30, 2015 por en Lecciones de anatomía para suicidas inexpertos.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 404 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: