Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás. 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

9 mm (celobert)

_______________________________
_

_

_

Que venga la herida a hablarme
de sus profundidades
antes de que la sombra
alcance mi puerta.
Que se rasgue la piel, y yo lo entienda.
Que la carne se deshilache
de manera desordenada. Que se astille
el hueso y escriba
una nueva geografía
(una plaza circular
y todas sus callejuelas adyacentes).
Que el orificio sea solo de entrada
y que el plomo y la luz
se instalen como un latido,
como un huésped,
en la sien adecuada.

Ya procuraré yo la sal
y el vinagre:
para que no cicatrice.

_

tumblr_n5x4baSyUk1qgwmzso1_1280

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el mayo 19, 2015 por en Lecciones de anatomía para suicidas inexpertos.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 363 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: