Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

piel y lienzo

___________________________

 

_

_

_

no renuncio a la síncopa adormilada
del eco de tus pasos
—descalzos y acolchados,
percusivos y envueltos—,
ni a la rémora del aire que mueves
en tu desplazarte y que es
el mismo que empuja esta mano
izquierda
al lienzo o a la piel

no deserto de ese saberte acercándote,
avanzando por el pasillo,
por la carretera, por el túnel,
por la comisura de la distancia,
por el párpado del deseo, resbalando
como una gota
por el cuello de una botella,
o por el tuyo

no dimito, tampoco, del hueco que queda,
del combustible de la despedida,
del chispazo de la profecía,
del sudor que se seca,
que se cuartea y exhala
por su misma grieta
la sed de más sudor,
las ganas de más ganas,
el renovado contratiempo
de tus pasos, de nuevo, acercándose

_

14724067207_3def51ba37_m

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el mayo 20, 2015 por en Lecciones de anatomía para suicidas inexpertos.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 404 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: