Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás. 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

otra ronda

______________________________

_

_

_

No encontraremos en los bares,
ni en las casas,
soluciones para muchos,
mirando a través de los cristales
los lienzos del cielo y del asfalto.
Con suerte hallaremos, tal vez,
algún arreglo para cada uno
de nosotros,
en los reflejos de los vasos,
en los cercos
que dejan en la mesa,
en el sopor calmado.
de la siguiente ronda.
Las puertas, como casi siempre,
serán acantilados. Los ojos
y los oídos compartirán
el vértigo y el invierno.

Las calles siguen esperando.

Pero no sé si eso es bueno,
o no.

_

660006_05

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el mayo 26, 2015 por en Lecciones de anatomía para suicidas inexpertos.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 364 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: