Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

espiral

______________________

_

_

_

HAY DOS MANERAS de dibujar una espiral. De fuera hacia adentro, de manera que sabes dónde empiezas y puedes aventurar en qué lugar va a terminar, en qué punto aterrizará el centro exacto. Pero tambien puedes empezar por el centro mismo, e ir creciendo hacia afuera, y no sabrás nunca cuando acabará, cuál va a ser la última vuelta, aún más allá de la hoja de papel, de la mesa, del suelo, o de todo el territorio disponible. Como tú. Tal vez alguien crea que se puede clasificar a las personas en función de cómo dibujan una espiral. Otros, opinarán que no deja de ser una manera de darle vueltas. Yo no sabría qué decir, aparte de expresar mi ferviente admiración por esas composiciones geométricas.

_

espiral-144f8cca-984d-49aa-aec4-1e59f8f04336

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el mayo 30, 2015 por en Lecciones de anatomía para suicidas inexpertos.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 378 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: