Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

acuse de recibo

________________________________

 

_

_

_

Especular
con la posibilidad de la existencia de una orilla
en algún confín remoto de este océano de arena.

Contemplar,
en la tormenta, la eventualidad del chispazo del rayo
que alumbre, instantáneo, el margen finito
de un campo de trigo inacabable.

Negociar
con la oportunidad de acontecer en mis manos
el milagro de tu cuerpo vencido por la brisa perenne
de un suspiro inaudible.

Ser,
por fin, raíz infatigable que hiende la piedra
que mora debajo de la piel del desconsuelo.

No saber,
pero no detenerse en el reflejo múltiple
de los espejos enfrentados.

_

lady from shanghai

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el junio 2, 2015 por en Lecciones de anatomía para suicidas inexpertos.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 379 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: