Tus ojos, mis manos, y otros desiertos.

—«Hace más de trescientos poemas que no escribo la palabra horizonte. Por algo serás». 'Será', en "Pintura roja y papel de fumar".

diástole

_________________________________

 

_

_

_

Ese hombre creía firmemente
___________________________que sus latidos
no eran otra cosa que el eco de unos pasos
alejándose.
El tamborileo del granizo en la uralita.
________________________________Acaso
el crujido rítmico de la madera
al agrietarse.

Sospechaba que el pulso
_______________________correspondía
al índice de dilatación, a la fractura
de la piedra
____________por el frío contínuo
y el fuego ocasional.

Suponía que lo que realmente
________________________palpitaba
era la aguja de un tocadiscos
abriendo
______________________eterna
el último surco,
tiritando un morse de metrónomo
________________mal equilibrado.

Estoy casi seguro
de que ese hombre
____________________tenía razón:

solo es un trabajo,
no demasiado complejo
____________________de fontanería
y de palabras.

_

heart

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el junio 3, 2015 por en Lecciones de anatomía para suicidas inexpertos.
Follow Tus ojos, mis manos, y otros desiertos. on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 424 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: